martes, 17 de noviembre de 2009

BRIC: OTRO INDICIO DE UN FUTURO MUNDIAL MULTIPOLAR

Es verdad que el fin de Estados Unidos como principal potencia económica mundial aún está muy lejos, pero la crisis financiera global agregó mayor incertidumbre y son varios quienes pronostican un futuro en el que el paso de la economía del planeta no será marcado por una sola nación.
La Casa Blanca no ha resignado todavía el liderazgo mundial, que esta basado no sólo en su economía, sino también en su formidable complejo militar – industrial y en una política exterior que no vacila en intervenir directamente en los sitios del mundo donde cree que sus intereses son amenazados. La continuidad de la intervención en Oriente lejano es una clara demostración de esto.
Pero la ineficacia del gendarme mundial para imponer el orden tanto en Irak como en Pakistán le está mostrando al resto de los países que la potencia militar no siempre alcanza, y que no es tan fácil llevar a cabo una política determinada
Uno de los posibles polos de poder económico alternativo que se vislumbran es el cada vez mencionado en los medios económicos como BRIC, que es un acrónimo que significa la unión de Brasil, Rusia, India y China. Si bien son de distintos continentes, tienen en común que son los países con mayor crecimiento en los últimos años. Y es posible que esta unión que por el momento tiene objetivos económicos, se traduzca en algún momento en un protagonismo mayor a la hora de definir los asuntos mundiales comunes. Lo que ocasionaría que las voces cantantes de Estados Unidos y la Unión Europea no sean las únicas que se escuchen en el escenario internacional.
El descubrimiento de este posible polo de poder no es un invento de mentes que buscan una revolución mundial anticapitalistas, sino de bancos de inversión que se encuentran en el centro del poder financiero como son Goldman Sachs u otras entidades de la misma calaña. Por las dudas, como jugadores compulsivos que son, ya apostaron algunas fichas al crecimiento de este bloque, total, si pierden, el dinero nunca es de quien decide estas inversiones especulativas.
Los mandatarios del BRIC, ni lerdos ni perezosos, son concientes de la lucha que se viene, por lo que se reforzaron no sólo en lo económico sino también en lo militar. Brasil está gastando millonarias sumas, lo mismo acontece con Rusia y China. Estas naciones firmaron pactos de asistencia militar entre sí y también con países que no forman parte del bloque como Francia.
En el plano económico, el primer objetivo sería desplazar al dólar como moneda única de transacción internacional. Esta es una iniciativa china que recibió gran repercusión en su momento y que todavía es materia de debate. También cuestionaron el funcionamiento del FMI y quieren que la democracia llegue a la ONU.
Washington no mirará este escenario de brazos cruzados. Si bien maneja por ahora un lenguaje pacífico y parece estar dispuesto a compartir algunos de los sillones más codiciados, intentará retener la última decisión y por supuesto no consultará las políticas que lleva adelante, sobre todo aquella que busca tener el control estratégico de los recursos naturales.
En este horizonte incierto y borrascoso, el fin la lógica imperial norteamericana, puede deparar un futuro con mayor protagonismo de los países subdesarrollados. Falta que las posibilidades se transformen en algo real.