martes, 6 de octubre de 2009

Algunas precisiones sobre la ley de Medios

El viernes 2 de octubre, estuve en los ¨desayunos de coyuntura¨ que organiza el Instituto Gino Germani, de facultad de Ciencias Sociales. Y si de coyuntura hablamos, el tema era la ley de Medios. Si bien estaba programado que hablaran varios estudiosos del tema, yo solamente pude quedarme a escuchar al primer expositor, que fue Damián Loretti, ex director de la Carrera de Comunicación y actual vicedecano de la Facultad. En un ambiente grato y bien surtido (mate,café, medialunas etc), esto es lo que dijo o, mejor dicho, lo que entendí como las ideas principales que expuso Loretti.
Lo primero es desmentir el ¨supuesto apuro¨ del gobierno por sancionar la ley. Ya desde 1984 se pide la ley, y los 21 puntos que forman el núcleo de la ley, fueron consensuados en 2004 y emitos por Radio Nacional.
Lo siguiente, fue hacer notar que, en general, los proyectos que se presentaron tienen pocas diferencias entre sí. El que está en debate ahora tiene la particularidad de tocar el tema de la digitalidad, es decir, busca regular las nuevas tecnologías o por lo menos contemplar su incidencia. En Europa, por ejemplo, debieron sacar parches a la leyes para permitir la protección de la producción propia ya que de lo contrario chocaba con las leyes del mercado común europeo.
La Ley argentina, dice Loretti, contempla la regulación de contenidos pero no el sentido que le quiso dar la oposición, sino que, por ejemplo, regula lo que pueden dar los canales extranjeros, que por la diferencia horaria, pueden emitir contenidos no aptos para menores en horarios no muy convenientes. También incorpora el tema de la responsabilidad editorial. Es decir debe haber un responsable de lo que se emite. Y acá Damian puso el ejemplo de aquellas famosas imágenes de Crónica Tv emitiendo el suicidio del Malevo Ferreyra.
Igual está claro que los que limitan la libertad de emisión son los monopolios o los oligopolios. La nueva ley satisface todos los puntos que piden los pactos internacional sobre Derechos Humanos. Y si bien pide antecedentes de idoneidad para manejar una frecuencia, no tiene ningún artículo que hable de la calidad de la información ni establece sanciones contra determinado tipo de noticias.
Sobre el polémico tema de la autoridad de aplicación, Loretti recalcó que ningún país del mundo tiene al Poder Ejecutivo afuera de este tipo de organismos. Además, la Constitución no permite otro poder independiente aparte del Judicial.
Por último, lo de 33% del espectro repartido por partes iguales no es tan así, sino que hay reserva para las Universidades. El resto depende de los lugares disponibles y del tipo de lugar donde se asignen las frecuencias. Después de establecerse el régimen de transición y adecuación desaparecerán los famosos PPP, que tanto nos preocupó siempre a los que tuvimos programas en FM alternativas.