lunes, 1 de diciembre de 2008

Los vecinos de Parque Avellaneda frenaron a Macri

Parque Avellaneda es un barrio tranquilo y con mucho verde, situado en el Oeste de la Capital Federal. Pertenece a la Comuna 9, que agrupa también a Mataderos y a Liniers. Pero una jugada del gobierno porteño alteró la tranquilidad de los vecinos: Macri quiso abrir un centro de salud mental, justo en el medio de un espacio verde, que constituye el pulmón del barrio Alvear.
La política del gobierno de la Ciudad parece ser descentralizar los centros de salud mental, pero pensando más en un futuro negocio inmobiliario a realizar con los terrenos que en el futuro de los pacientes atendidos y de los lugares que los cobijarán. Es así que pese a la infinidad de inmuebles que posee la Ciudad, el gobierno eligió un espacio verde que es disfrutado cotidianamente por los vecinos que viven en los edificios del barrio Alvear.
La respuesta no se hizo esperar, velozmente se formó una asamblea vecinal que dispuso cortar la avenida Olivera, fundamental para el tránsito de la zona, y presentó un recurso de amparo para bloquear la medida. La lucha dio sus frutos: a una primera ratificación de las obras, siguió una paralización del emprendimiento y una cancelación definitiva que fue acompañada de un pedido de disculpas de los funcionarios del área.
Para asegurarse, los vecinos recurrieron a la Legislatura porteña y lograron que el espacio fuera nominado por medio de una ley como ¨Zona de Protección Histórica¨ lo que aleja el peligro de un nuevo intento cuando las aguas se calmen.
Faltaría ahora que el gobierno de la Ciudad establezca un orden de prioridad para las obras que encare: la falta de insumos hospitalarios y el deterioro de los nosocomios municipales alertan que los fondos para la salud deben ir urgente en ese sentido y no en dirección de intereses económicos inmobiliarios.